En Noticias

Durante la sexta edición de AbreLatam tendrá lugar un AbreLab sobre datos y contratos abiertos para prevenir la corrupción. Su invitado estrella será el PIDA, por eso les contamos todo lo que necesitan saber de él.  

1- ¿Dónde surge el PIDA?

La generación de un Programa Interamericano de Datos Abiertos para Prevenir y Combatir la Corrupción (PIDA) es uno de los 57 puntos del Compromiso de Lima, el documento que reúne los acuerdos tomados por los gobiernos de nuestro continente en la VIII Cumbre de las Américas, celebrada en Perú en abril de 2018. Otras de las medidas acordadas en ese evento exhortan al fortalecimiento del gobierno abierto y los datos abiertos, en sintonía  con los insumos aportados por la sociedad civil a través de su declaración frente a la corrupción. Dos meses después y en seguimiento a lo acordado, los países de la región refrendaron su compromiso en la  48ª Asamblea General de la OEA y aprobaron que la Resolución de Fortalecimiento de la Democracia  incluyera un mandato que insta a la Secretaría General de la OEA a desarrollar y presentar la propuesta del PIDA. El Departamento para la Gestión Pública Efectiva de la OEA es responsable de coordinar el cumplimiento de ese mandato.

2- ¿Cuál es el propósito del PIDA?

Su principal razón de ser es contribuir a reducir y prevenir la corrupción a través de la apertura de datos y de la promoción de una cultura de transparencia.

3- ¿Por qué generar un PIDA?

El mandato que establece el Compromiso de Lima y la posterior Resolución de la Asamblea General de la OEA denota la necesidad de encontrar mecanismos de lucha anticorrupción alternativos a los pre-existentes. El compromiso es una invitación a repensar la efectividad de instrumentos existentes y a innovar con otros que coadyuven a prevenir y combatir la corrupción; no solo desde la perspectiva del Gobierno, sino colaborativamente con sociedad civil y otros actores no-gubernamentales. Existiendo ya iniciativas e instrumentos a nivel global para combatir la corrupción con datos abiertos, el mandato se presenta como una gran oportunidad para acoplar estos instrumentos bajo un mecanismo dedicado que vincule su adopción por parte de los Estados.

4- ¿Qué instrumentos sugiere utilizar el PIDA?

En principio, el PIDA sugiere la sumatoria de dos instrumentos: la guía de datos anticorrupción del Open Data Charter y el Estándar de Contratación Abierta. Si bien la guía de datos anticorrupción incluye al Estándar de Contratación Abierta, el programa promueve la necesidad de un capitulo específico que atienda a la adopción e implementación del Estándar de Contratación Abierta en los países de la región. ¿Cómo lograrlo? Los Estados y la sociedad civil deberán coincidir en un esquema colaborativo para su adopción como instrumentos de este programa.

5- ¿Cuáles serán sus resultados?

En primera instancia, el propio PIDA se erige como un marco regional, hasta ahora inexistente de combate a la corrupción con datos abiertos, y al cual los Estados podrán acudir para luchar contra la anticorrupción. El programa brindará asistencia técnica a los Estados Miembros para la implementación de sus instrumentos, dejando instaladas capacidades para la prevención y combate contra la corrupción con datos abiertos tanto en el funcionariado público como en la ciudadanía. Está claro que los instrumentos por si solos no garantizan coadyuvar a reducir la corrupción, por eso el PIDA también apostará por establecer mecanismos colaborativos para monitorear y medir los esfuerzos de los gobiernos en la adopción de estos instrumentos. Finalmente, la innovación asociada al uso de datos abiertos en nuevos servicios o aplicativos que permitan combatir la corrupción será también promovida por el PIDA a través de iniciativas de emprendimiento sostenible.

6- ¿En realidad podemos combatir la corrupción con el PIDA?

El PIDA concentrará sus esfuerzos en las dos primeras fases del ciclo anticorrupción: prevención y detección de la corrupción. Si se establecen mecanismos efectivos de prevención y detección de la corrupción, disminuirán las ocurrencias en el largo plazo y las fases de investigación y sanción irán reduciéndose. Para el PIDA será clave la apertura de datos públicos gubernamentales, que a su vez favorece la apropiación de una cultura de transparencia. También será esencial el uso de esos datos abiertos, porque permitirá generar nuevas herramientas, narrativas y servicios que faculten a la ciudadanía a ejercer una veeduría mucho más versátil, efectiva y basada en evidencia; por ejemplo, en el tema de contrataciones gubernamentales.

7- ¿A quién se presentarán los resultados del PIDA?

Ya que formalmente el PIDA surgió como un compromiso de los Presidentes y Jefes de Gobierno del hemisferio, posteriormente mandatado a la Secretaría General de la OEA, los avances de este programa deben ser presentados periódicamente a los cuerpos políticos de la OEA: el Consejo Permanente, el Comité de Asuntos Jurídicos y Políticos (CAJP); así como a las máximas autoridades de los Estados Miembros por medio de las y los Presidentes y Jefes de Gobierno, en la Cumbre de las Américas de 2021. En la medida que se apuesta por el co-diseño y co-implementación del PIDA junto con la sociedad civil, será con ella con quien se defina cuál será su rol y cómo acompañará el proceso.